Editorial
Puntos de vista

La moderación como bandera

Cristina Fernández de Kirchner y Alberto Fernández encabezaron su primer acto oficial como fórmula. (Dibujo: NOVA)

Apenas una semana después del anuncio que modificó el tablero electoral, la fórmula del kirchnerismo ampliado encabezó su primer acto oficial de campaña en la ciudad bonaerense de Merlo. Acompañados por el jefe comunal local y con la excusa de la inauguración de un predio municipal, la dupla de los Fernández se mostró juntos públicamente por primera vez después de años.

Entre intendente y legisladores bonaerense, más algunos diputados y referentes nacionales del espacio, se apostó a ser uno de los primeros pasos del Frente Patriótico de cara las elecciones. Lo cierto es que en el evento hubo ciertos mensajes que escaparon de la lógica de siempre en los últimos tiempos el espacio liderado por la senadora.

En principio, el escenario simuló ser un living en el que Gustavo Menéndez hizo las veces de presentador. Con una mesa ratona y sillas de oficina apareció en escena junto a Cristina Fernández de Kirchner y Alberto Fernández, la dupla que intentará ponerle un freno a Cambiemos en las urnas en el mes de octubre próximo.

Pero no la disposición espacial de las principales figuras del acto no fue el único cambio. A los costados, los dirigentes más importantes estaban sentados en unas gradas improvisadas, mientras que el grueso de los militantes, con las banderas y los bombos que caracterizan al espacio peronista, estaban dispuestos al fondo, lejos de los candidatos.

El acto en sí mismo fue corto, Menéndez hizo una breve introducción y le cedió pronto el micrófono a Cristina que, acompañada por el fervor de la gente, pronunció unas palabras tibias, lejos de los largos discursos, confrontativos, que la ex presidenta solía encabezar en años anteriores. El mismo camino siguió Alberto Fernández.

En poco más de media hora, con los tres interlocutores, quedó demostrado que la intención para captar más votos y no perder los que ya se cosecharon (de los cuales muchos están peligro por el acercamiento del ex jefe de Gabinete), la estrategia será la moderación como bandera, sin demasiadas críticas al Gobierno de Mauricio Macri e invitando a todo el arco opositor a sumarse.

Lectores: 1103

Envianos tu comentario