Provincia de Buenos Aires
Sigue el escándalo

Prestigioso colegio de San Isidro trató de "muerta de hambre" a alumna y el INADI tomó intervención en la causa

Colegio de San Isidro en el ojo de la tormenta.

Tras el descargo del colegio inglés St. Trinnean’s School ubicado en la calle Avellaneda 450 de San Isidro donde negaba el episodio que motivo la denuncia por parte de la empresaria Gabriela Furman por discriminación a su hija, se filtró el audio donde mantienen una conversación las autoridades del colegio, Julio Méndez y Thomas Robertson, y la alumna en el cual se aprecia un intento desesperado para que la situación padecida no llegue a sus padres y a la opinión publica.

Lo más cuestionable del encuentro es que sin ninguna “perspectiva de género” ni supervisión profesional pedagógica dos adultos varones entablan una sugestiva conversación con una menor de edad.

Cabe recordar que el escándalo surgió tras la manifestación de una mujer que señaló que sus hijas fueron discriminadas y tratadas de “muertas de hambre”por las autoridades educativas por no poder pagar la cuota del comedor, habiendo “sida invitadas” a dejar la mesa que junto a sus compañeras compartían desde niñas.

Según ampliaron varias madres, el Instituto Nacional Contra la Discriminación (INADI) tras escuchar el sugestivo audio que incrimina a la institución tomó intervención y le recibió la denuncia a Furman.

También trascendió que ante el reclamo de la mujer por el daño psicológico y de autoestima causado a su hija recibió un tibio pedido de disculpas por parte de la dueña del St. Trinnean’s School, María Picasso, y de su secretario Andy,pero que lejos de remediar la situación fue amablemente “invitada” a cambiarlas a un colegio que estuviera a su altura.

“Solamente una madre puede comprender lo que se siente. Nunca se me ocurrió que podrían separar a los estudiantes entre niños de primera o de segunda, cual Kélpers, según sea su pasar o el nivel económico de sus padres”.

Y, para finalizar, reflexionó: “El niño debe ser valorado por lo que es y no por lo que tiene. No se lo puede monetizar yendo, inclusive, en contra de los supuestos valores que en los estatutos educativos el St. Trinnean’s School tanto pregonan, tales como la solidaridad, la caridad, la tolerancia y la superación, entre muchos otros”.

Lectores: 1307

Envianos tu comentario