Panorama Político Bonaerense
Panorama Político Bonaerense

La estrategia del oficialismo ya es la más manoseada de la historia

Todos meten mano en el armado electoral de Cambiemos en la provincia. (Dibujo: NOVA)

Por Maxi Pérez (@perezmaxi), corresponsal de NOVA en Casa de Gobierno y Legislatura

Muy atrás quedaron los tiempos en los que desde las filas del PRO y el radicalismo se criticaban las estrategias electorales complejas que solía utilizar el peronismo, muchas veces al límite de la legalidad y sin dudas un poco más allá de lo éticamente correcto en términos políticos. Ahora, parece que la mirada del oficialismo se volvió extremadamente flexible ante el panorama adverso de cara a las elecciones de este año.

Incluso muchos dirigentes y funcionarios que forman parte de Cambiemos quedaron descolocados esta semana ante los anuncios de que el gobierno pensaba echar mano de una ingeniería electoral idéntica a la que se había criticado en el pasado, pero no en el pasado lejano, sino apenas un mes atrás cuando Mauricio Macri prohibió por decreto las colectoras para evitar que los candidatos de Unidad Ciudadana y Alternativa Federal pudieran llevar a un solo postulante a gobernador.

Pero la necesidad tiene cara de hereje y como los números no garantizan el triunfo de María Eugenia Vidal, los armadores del PRO comenzaron a buscar alternativas para sumar por afuera del oficialismo y ante la ruptura en mil pedazos del peronismo no kirchnerista, le abrieron la puerta a un acuerdo para intentar utilizar el mismo mecanismo que habían buscado prohibir apenas un mes y medio antes.

Vale decir que, para beneficiar a Vidal, Macri espera que la justicia haga caer el decreto que Macri firmó para beneficiar a Vidal. Así de complejo, así de ridículo y así de difícil de explicar incluso resultó la movida para los referentes del oficialismo, muchos de los cuales admitieron que se enteraron de las noticias al escucharla en los medios de comunicación.

La hipótesis fue defendida a capa y espada primero por el jefe de Gabinete a nivel nacional, Marcos Peña, que aseguró que "muchos partidos quieren tenerla como candidata", luego fue sostenida por los bonaerenses, que argumentaron que si la justicia finalmente habilita las colectoras, no hay nada de malo ni de contradictorio en utilizarlas a pesar de que el propio oficialismo fue el que trató de prohibirlas.

El denominado "Plan Y", que fue sucesor del original "Plan V", después tuvo su variante porque la "v" podría de ser vicepresidenta, ya que Vidal acompañaría al presidente para su reelección, es decir, que el oficialismo negocia con propios y ajenos en base a la lógica de ensayo y error, lo que complica y mucho los acuerdos locales y, como siempre, deja al radicalismo afuera de toda injerencia a la hora de acercar posiciones.

Lo que algunos analistas y consultores advierten es que tanto manoseo y cambio de estrategia podría estar dañando la imagen de Vidal, que los potenciales aliados podrían huir ante la falta de firmeza del oficialismo en los acuerdos y que como es evidente que nadie pidió la colectora, sino que el PRO la esta “ofreciendo”, termina configurando una muestra de debilidad política frente al crecimiento de la oposición unida.

Kirchnerismo y massismo un solo corazón

Si se confirman los rumores, quizá cuando leas estas líneas, Sergio Massa ya no transitará el camino de la incógnita, sino que se habrá definido por un acuerdo con el PJ y como consecuencia de eso con el kirchnerismo, lo que podría cambiar el escenario electoral sobre todo a nivel bonaerense y de forma rotunda en algunos distritos.

"Si se juntan el peronismo, el massismo y si aparece (Florencio) Randazzo y ordena a los suyos, pueden sumar más de 45 puntos en muchos de los distritos de la Cuarta", advirtió un legislador oriundo de esa sección, ex aliado de Massa, y que tuvo un breve pero intenso coqueteo con el oficialismo, del que ahora prefiere junto con su hermano intendente, tomar distancia.

En el mismo sentido se manifiestan algunos de los armadores políticos de la Séptima Sección que tienen compromisos asumidos con Roberto Lavagna y con las ruinas de Alternativa Federal, aunque ya comenzaron a tejer puentes con la alianza PJ-Unidad Ciudadana de cara al futuro.

"Es difícil medir a los candidatos locales, pero Cristina (Kirchner) mide 35 puntos en algunos distritos en los que en 2017 sacó menos de 25", se entusiasma un legislador K de esa sección que buscará la renovación de su banca y pelear la Intendencia de su distrito con uno de sus delfines políticos.

La sección Capital tiene también al Frente Renovador en crisis, desperdigado entre Lavagna y Massa y por eso mismo crece la posibilidad de cerrar acuerdos con el PJ local para, en el marco de las alianzas y estrategias nacionales y provinciales, sumar en la disputa contra Julio Garro.

“No veo más de dos listas y con el massismo jugando de este lado”, respondió convencido uno de los tantos postulantes que tiene el peronismo en La Plata, por lo que aunque no se dice abiertamente, se están cocinando acuerdos internos para evitar una brutal atomización de los votos durante las PASO.

Finalmente, hay que decir que al ex intendente de Tigre no le queda demasiado margen de maniobra después de que le cerraran las puertas Lavagna, Juan Manuel Urtubey y Miguel Ángel Pichetto y prácticamente lo acusaran de acercarse al kirchnerismo, por lo que la alianza PJ – Unidad Ciudadana es la única que podría contenerlo, salvo que se anime a una arriesgada aventura en solitario o se lance a buscar un acuerdo con el oficialismo.

Lectores: 1338

Envianos tu comentario