Judiciales y Policiales
Situación desesperante

Historia de terror: se asoció a Supermercados Día%, la empresa le falsificó la firma y está a punto de perder su casa

Socia en las ganancias, pero no en las pérdidas: así definió su relación Silvina con Supermercados Día%

Silvina es una vecina de Wilde que, como tantos trabajadores en relación de dependencia, decidió dar un salto y comenzar a emprender para ser su propia jefa y, en un futuro, poder dejarle algo a sus hijos. Pero lamentablemente fue embaucada y estafada por la cadena de Supermercados Día%, que la utilizó para enriquecer sus arcas, llenarla de notificaciones legales y al borde de perder su casa.

La historia de esta mujer, que se convirtió en una pesadilla, comenzó en octubre de 2015, cuando le llegó una propuesta para adquirir una franquicia de Supermercados Día%.

Los primeros encuentros fueron para hacer una especia de perfil de Silvina, sobre su patrimonio, sobre su familia, su experiencia laboral y evaluar cómo se desempeñaría al frente de un supermercado. El contacto principal que ella tuvo fue Darío Christ, quien, según su perfil de Linkedin es "Responsable Senior de expansión de Día Group", empresa en la que trabaja desde 2010.

Mal parido de entrada

Silvina comenzó con "capacitaciones" en los llamados "Supermercados Escuela" que pertenecen a Día%. Lo cierto, es que según las palabras de la damnificada, en realidad lo que hizo fue "trabajar gratis" para la multinacional, debido a que llenaba góndolas y controlaba alimentos, para posteriormente recibir una "capacitación" del aspecto administrativo, debido a que encabezaría un comercio de tamaña magnitud.

Este proceso fue acompañado por un trato cordial en cada encuentro, palabras de aliento para ganar la confianza de cada "socio" de Día%. Este es el caso de Silvina, pero ella asegura que hay muchos más casos, no sólo en el país, sino también en España y Brasil.

Luego de este proceso, con las evaluaciones previas, llegó el momento de firmar el contrato de unión a la cadena de supermercados, que tuvo un intento fallido. La primera vez que Silvina acudió a las oficinas a rubricar el convenio, ella fue acompañada por un abogado. Tras esto, los representantes de Día% suspendieron la reunión, excusándose en un inconveniente de la escribana para llegar a tiempo.

Posteriormente desde la firma apuraron a la damnificada para que se acerque de manera casi urgente, porque si no se dilataría la apertura del comercio que le habían asignado. De este modo, en esta ocasión no pudo ir acompañada por un letrado y, si bien comenzó a leer las condiciones del contrato, le dijeron que "era lo que ya habían hablado, que iba a estar todo bien".

Fue así que terminó firmando el documento, y también un pagaré por 300 mil pesos en concepto de comodato por el material mobiliario y los productos, que le sería devuelto una vez recuperada esa cifra tras la apertura de la sucursal. Sin embargo, esto nunca pasó.

Negocios oscuros

Luego de la firma y de la apertura del comercio, todo comenzó a ir relativamente bien, debido a que Silvina al frente del supermercado alcanzaba mensualmente las metas que le pedían desde la multinacional en relación a ventas. Sin embargo, las cosas comenzaron a ser cada vez más oscuras debido a que ella debería haber recibido el 11 por ciento de las ganancias obtenidas, cifra que nunca obtuvo.

Por otro lado, ella se hizo "socia" de Día%, pero sólo en las ganancias, nunca en las pérdidas. Las cargas tributarias y todas las responsabilidades impositivas cayeron sobre sus espaldas, y la empresa no figura en ningún lado.

Otro problema que sufrió la damnificada fue la disociación de los inventarios. Periódicamente, miembros de la empresa hacían un inventario que distaba ampiamente de la realidad, y desde la multinacional llegaron a decir que había un faltante de ¡160 mil pesos en productos!. Esa cifra, hace tres años, equivaldría a un camión completo de mercadería, algo que sería imposible de desaparecer.

Para corroborar que no haya robos, se hizo cargo de la instalación de cámaras de seguridad, y comprobó que no había prácticamente delito de hurto. De todos modos, llegó a entender cómo funcionaba la estafa hacia ella: Todo tipo de promociones en lo que refiere a descuentos (del estilo "llevá tres productos y pagá dos"), salían del bolsillo de ella como "socia" de Día%, al igual que los productos vencidos o packaging rotos.

A pesar de generar más de un millón y medio de ganancias, la damnificada tuvo que comenzar a vender cartones que sobraban, porque siempre terminaba con los números en rojo. Es por ella que Silvina afirmó que fue "socia en las ganancias, pero no en las pérdidas".

Un martirio para irse y una situación desesperante

Luego de todas las irregularidades y los problemas que pasó, decidió dar un paso al costado y desvincularse de la empresa, y ahí comenzaron los problemas de mayor magnitud, como si los que acarreaba hubieran sido pocos.

Silvina se encontró con que su firma fue falsificada y le adjudicaron un domicilio en Capital Federal, donde recibió 14 notificaciones de AFIP que no fueron respondidas, dado que le llegaron a Walter Bogado, un abogado que ella asegura está "entongado" con la empresa y contribuyó a que Silvina esté en su situación.

Su actualidad es desesperante: recibió una notificación para el remate de su casa (de la cual se enteró de casualidad) debido a los malos manejos de esta multinacional que propone un crecimiento personal, pero no hace más que enriquecerse a costa del trabajo de los emprendedores, dejándole deudas que saldar encajándole las consecuencias de sus negocios oscuros.

Lectores: 2822

Envianos tu comentario