Política
Efectos del huracán Pichetto

¿Y si Cristina se baja de la Vicepresidencia?

Los rumores de que Cristina Fernández de Kirchner baja su candidatura existen, aunque sea poco probable que suceda. (Dibujo: NOVA)

Por Alberto Lettieri, especial para NOVA

En el entorno de Cristina Fernández desmienten cualquier posibilidad de que la ex presidenta decida dar un paso al costado en su candidatura a la Vicepresidencia. “No hay razón alguna para que ni siquiera se le cruce esa posibilidad”-aseguran. Pero claro, son los mismos que tampoco daban chances a que se corriera de la candidatura presidencial, y quienes ven con malos ojos la resignación de cargos que deberán hacer para propiciar la unidad con el PJ y garantizar el desembarco de Sergio Massa.

Sin embargo, las piezas del tablero se han movido con inédita velocidad, y lo que era una partida de ajedrez tradicional se convirtió en una partida relámpago en la que la presión de los tiempos electorales exige mover rápido y sin equivocaciones. Y ese es un juego para expertos, en el que la mayoría termina derrotado por la presión del reloj.

La inclusión de Miguel Pichetto como candidato a vice movió la estantería de la política argentina. De este modo, la jugada magistral de Cristina de designar como su propio candidato a presidente a Alberto Fernández perdió mucho de su potencial. Con la jerarquización del ex Jefe de Gabinete, Cristina pretendió dar una señal de moderación a una sociedad que reclama la salida de la grieta, así como atraer a muchos referentes y militantes que reivindican la gestión de Néstor Kirchner, pero que tomaron distancias ante el giro a la izquierda que imprimió la ex presidente al FPV luego de su fallecimiento.

El Gobierno Nacional sintió el impacto, pero luego la impecable jugada del radicalismo y del peronismo PRO al convocar al presidente de la bancada del Senado del PJ diluyó muchísimo ese efecto. Y es que Pichetto es un experto en el arte del consenso, con el que –aunque no lo digan todavía en alta voz- amplios sectores del peronismo –y varios Gobernadores ya reelectos incluidos- mantienen una sintonía mucho más armónica que con el entorno de Cristina y las agrupaciones incluidas en Unidad Ciudadana.

Y es que todo el mundo le debe algún favor a Pichetto, deuda de la que no quedan exentos varios intendentes del Conurbano. Ya de por sí, la candidatura del senador motivó que cuatro gobernadores anunciaran que irían con boleta corta, para evitar el dedazo inevitable en la composición de sus listas nacionales en caso de adscribir a la fórmula Fernández-Fernández. Pero aún hay más: el protagonismo que mantuvo la ex presidenta a partir de la proclamación de la candidatura de Alberto Fernández copó la escena y diluyó bastante el sesgo moderado que imprimía el ex Jefe de Gabinete a la propuesta electoral. Y la presentación de las candidaturas Fernández-Fernández-Kicillof-Magario, que en los hechos fue una señal muy clara hacia los históricos militantes del cristinismo, en la práctica significa una decisión escasamente atractiva para los indecisos o arrepentidos de Cambiemos.

El huracán que desató la candidatura de Miguel Pichetto, además, exigió el cierre apresurado del acuerdo con Sergio Massa. Un acuerdo que aún no está del todo cerrado, y al que el titular del Frente Renovador definió como una Coalición Electoral, ya que luego del 10 de diciembre cada partido compondrá su bloque legislativo propio.

Aunque no lo expresen abiertamente, muchos gobernadores celebran el federalismo y la generosa llegada de fondos coparticipables que caracterizó al Gobierno de Mauricio Macri, más por su debilidad que por vocación democrática o distributiva. Y también recuerdan cómo era la relación Nación-Provincia en la época de Cristina.

Por estas razones, la ex presidenta no estaría muy convencida de ponerse el sayo de una gestión en un contexto de endeudamiento extremo, crisis social y variables económicas muy negativas. Más aún si la victoria electoral no está garantizada. Y a esto debe sumarse su situación judicial y familiar, que la preocupa mucho más de lo que su entorno está dispuesto a reconocer.

Por estas razones, y por la necesidad de profundizar un sesgo más moderado en la candidatura del Frente de Todos, un enroque entre Cristina y Sergio Massa no sería una jugada que pueda descartarse sin más.

¿Cristina podría bajarse de la candidatura? Todavía es una decisión posible, aunque aún no del todo probable.

Lectores: 1710

Envianos tu comentario