Interior del país
Camino a las votaciones de octubre

Panorama político correntino: las elecciones nacionales ordenaron el tablero político

Martín Ascúa, de Unidad Correntina, Fabián Ríos, del Frente para la Victoria y Sonia López del Partido Comunista, acordaron apoyar la fórmula Fernández-Fernández, en las nacionales. (Dibujo: NOVA)

La provincia no elegirá Senadores Nacionales este año, porque lo hizo en 2015 y por ello deberá renovar sus representantes en 2021. Y junto a estas votaciones se elegirá presidente de la Nación.

El contexto político general llevó a un panorama más claro respecto del espectro partidario ya que, a diferencia de las elecciones de junio, en las que se eligieron legisladores provinciales, existirán menos frentes partidarios. En las votaciones de octubre sólo habrá tres coaliciones políticas, claramente diferenciadas.

Una de estas alianzas está encabezada por el Peronismo que logró su anhelada unidad -aunque provisoria y no por mecanismos democráticos- en un acuerdo interno para propulsar a las candidaturas en las elecciones presidenciales de Alberto Fernández y Cristina Fernández y postular candidatos propios a Diputados.

Las negociaciones para la unificación de la fuerza política -que en junio fue dividido en cuatro listas- terminaron este miércoles cuando los apoderados de Unidad Correntina (los intendentes Justicialistas) y el Frente para la Victoria dirigido por los popes peronistas, inscribieron al Frente de Todos para participar de las votaciones nacionales de octubre.

Las palabras marcan la identidad respecto a la coalición que llevará a la ex presidente como candidata a presidir el Senado Nacional, pero también rememora a la vieja alianza entre peronistas y radicales que llevó a los peronistas Rubén Pruyas primero y a Eduardo Galantini, después, a la vicegobernación.

En otros términos, el nombre del Frente para los peronistas es una cábala ganadora.

Los abogados Alfredo Gómez Fredi y Félix Pacayut fueron los encargados de inscribir al Frente de Todos, integrado por el Partido Justicialista; Partido de la Victoria; Encuentro por la Democracia y la Equidad; Partido Renovador Federal; Partido de la Cultura, Educación y Trabajo; Crecer con Todos; Partido de la Concertación FORJA; Partido Compromiso Federal; Partido Instrumento electoral para la Unidad Popular; Kolina.

Como adherentes firmaron Nuestra Causa; Partido del Trabajo y del Pueblo; Partido Cambio Popular; Convocatoria Popular; Partico Comunista; Partido Es Posible; Partido Miles; Frente Patria Grande; Corriente Social Cristiana en el Proyecto Nacional y Popular; Movimiento Nacional Alfonsinista; Los Irrompibles, organizaciones sociales y fuerzas vecinalitas de la provincia.

Esta propuesta presentará cuatro nombres para competir por las bancas de la Cámara de Diputados de la Nación que deberá elegir Corrientes.

Interna suspendida

El acuerdo de unidad partidaria tiene implícita la cláusula de prorrogar los mandatos de la conducción partidaria, que vence en agosto, para realizar las elecciones internas luego de las votaciones presidenciales.

Así el Partido Justicialista correntino buscará, por medio del consenso, conformar la nómina de candidatos para las legislativas nacionales y de esta forma canalizar todos los votos tras una única boleta de candidatos a legislador y también a la postulación de los Fernández.

Seducidos y abandonados

Los radicales soñaban con designar a un representante para que acompañe a Mauricio Macri en su postulación para un nuevo mandato. Era una promesa del PRO, un acuerdo asumido tácitamente entre los dirigentes de ambos sectores, aunque sin papeles ni firmas, ni actas.

En el partido fundado por Leandro Nicéforo Alem, la idea de acompañar nuevamente a Macri generó grandes conflictos internos ya que un grupo importante de dirigentes estaba convencido que el partido que llevó a la presidencia Raúl Alfonsín podría repetir aquella epopeya de 1983 y ubicar en el Sillón de Rivadavia a un correligionario.

Este sector evocaba a Hipólito del Sagrado Corazón de Jesús Yrigoyen en la búsqueda de recuperar su propia identidad.

Este sector, liderado por Ricardo Alfonsín, Federico Storani y Jorge Sappia impulsaban la disolución de la sociedad con el PRO y la Coalición Cívica para crear un frente con el sector de Roberto Lavagna.

Otro grupo, comandado por el titular del Comité Nacional, Alfredo Cornejo, reclamaba “ampliar” Cambiemos con referentes del PJ antikirchnerista y reemplazar a Macri por María Eugenia Vidal en la fórmula presidencial.

Y el otro sector, encabezado por Carlos Vignolo, Daniel Salvador y Gustavo Valdés sostenían en que se debía apoyar la reelección de Macri.

Estos hasta analizaron la idea de que Valdés acompañe a Macri y aseguraban que tendrían más presencia en las listas legislativas, que se les daría participación el el Gobierno con ministerios y secretarías.

Fue el correntino Carlos Vignolo quien en la convención radical esgrimió los fundamentos por los que convocaba a sus pares a reafirmar la coalición con el PRO.

Parece ser que la oratoria del veterinario director del ficticio Plan Belgrano es muy efectiva, pues logró convencer a la mayoría de los 157 convencionales que aprobaron su propuesta.

Pero "pasaron cosas" y el sueño de una unión perfecta entre macristas y radicales terminó abruptamente cuando sonó el apellido Miguel Ángel Pichetto de los labios de Mauricio Macri en el momento que reveló quién sería su compañero de fórmula.

La noticia corrió primero como un rumor, pero luego se confirmó que el rionegrino, quien hace 18 años es senador, peronista de la ultra derecha, capitalista y antipopular fue convocado a la Quinta de Olivos para confirmar su precandidatura y sacarse la foto de ese momento le dio la estocada final a las aspiraciones radicales.

Seducidos y abandonados los radicales macristas ahora buscan reivindicarse en territorio correntino. Quieren demostrar que Vignolo no "vendió humo" en la convención y ratificaron su fidelidad al macrismo al inscribir el frente Eco+Juntos por el Cambio.

En las elecciones de octubre los radicales correntinos irán asociados junto a los partidos Propuesta Republicana, Unión Popular, Demócrata Progresista, el ARI, FE, el MID, Acción por la República, ELI, Proyecto Corrientes, Acción por Corrientes, Partido Liberal, partido Nuevo País, Partido Nuevo, Partido Autonomista, Cambio Austeridad y Progreso, y la Unión Celeste y Blanco.

Frentes en construcción

Un sector del peronismo correntino acompañaría a la candidatura de Consenso Federal que llevaría a Roberto Lavagna como candidato a presidente y a Juan Manuel Urtubey como vice.

Estos dos reconocidos referentes de la derecha, postulantes a conducir el país, tienen representantes en Corrientes y anotaron a esta coalición para las votaciones de Octubre. Este sector está integrado por los partidos Libres del Sur, Tercera Posición; Socialista y Fe­deral.

Podrían sumarse otros sectores. Las negociaciones de este frente en el Nordeste las realizaría Guillermo Patricio Kelly, hijo del homónimo dirigente peronista autodefinido como "francotirador nacionalista independiente".

Por último, un cuarto bloque de partidos busca competir por bancas nacionales. Se trata del Movimiento Socia­lista de los Trabajadores, integrado por el Frente de Izquierda-Unidad, que nucleará a todas las agrupaciones del FIT y el MST que acompañarían la fórmula de Nicolás del Caño - Romina del Plá.

Todos los frentes deberán anotar a sus candidatos a diputados nacionales el 22 de junio.

Lectores: 1396

Envianos tu comentario