Política
Elecciones

Lavagna cerró con Urtubey, pero el socialismo santafesino está que trina

Una vez confirmada la fórmula entre Roberto Lavagna y Juan Manuel Urtubey, comenzaron los enojos de los socialistas. (Dibujo: NOVA)

Por Alberto Lettieri, especial para NOVA

Sobre el cierre de la presentación de Frentes y Alianzas, Roberto Lavagna dio el batacazo al anunciar la aceptación de Juan Manuel Urtubey para acompañarlo como Vice en la Fórmula de Consenso 2030.

Cuentan en la provincia de Santa Fe que la sorpresa no sólo fue mediática, sino que también el socialismo se enteró de la novedad por la prensa. Cabe recordar que, desde hace tiempo, se barajaba que el compañero de fórmula del economista sería el actual gobernador provincial, Miguel Lifschitz, quien había trabajado activamente en la construcción del espacio.

El socialismo santafesino tomó la información como un destrato inaceptable, y el de la CABA, liderado por Roy Cortina, aprovechó esa situación de perplejidad para aceptar la oferta de Horacio Rodríguez Larreta y sumarse al Frente “Juntos por el Cambio”.

Componedor, Lifschitz trató de bajar el tenor de la discusión, y aseguró que, personalmente, preferiría ser Jefe de Gabinete de un eventual próximo Gobierno, antes que Vicepresidente.

Pero la mayoría de los socialistas santafesinos no comparte esa perspectiva. Y si bien han decidido postergar su tratamiento hasta la semana próxima, para dirigir todos sus misiles en pos de la victoria en las elecciones provinciales del domingo, ya se ha programado una reunión partidaria para el martes de la otra semana.

El resultado de la elección santafesina resultará determinante, ya que, en caso de una victoria, potenciarán su capacidad de negociación dentro del espacio de Consenso 2030. Pero, en caso de una derrota, las exigencias incluso se incrementarían, ante la necesidad de reemplazar los cargos locales con designaciones en un futuro Gobierno Nacional y mayor participación en las listas del Frente.

También la reunión del próximo martes resultará decisiva en otro aspecto, ya que actualmente el socialismo se ha partido en dos Frentes electorales: el santafesino con Consenso 2030 y el porteño con Juntos para el Cambio. Qué decisiones se adoptarán allí es todavía un profundo misterios.

Consultado sobre el cierre de la fórmula Lavagna – Urtubey, el entorno de Margarita Stolbizer mantuvo silencio de radio. Pero en el GEN santafesino confiaron que ellos, al igual que los socialistas, se enteraron por TV.

La tendencia de Roberto Lavagna a tomar decisiones por su cuenta, sin consultar a sus aliados políticos y actores involucrados no es nueva. Pero provoca preocupación y cierta tensión interna que resulta muy contraproducente en política. Sobre todo, cuando el próximo Gobierno, del signo que sea, necesitará demostrar su experticia en el diálogo y la negociación.

Es por ello que el próximo martes, pasada las elecciones santafesinas, el Partido Socialista hará una reunión de la mesa nacional para evaluar los pasos a seguir.

Una de las alternativas es presionar a Lavagna para que revise la fórmula ya que uno de los nombres que circulaba como posible candidato a la vicepresidencia era el del gobernador Lifschitz.

Sin embargo, en el socialismo saben que es difícil que el ex ministro de Economía dé el brazo a torcer. No lo hizo cuando negociaba adentro de Alternativa Federal con Sergio Massa, Juan Schiaretti y Urtubey que terminó dinamitando por su negativa a participar en las PASO, menos expectativas tienen en esté dispuesto a revisar la fórmula.

Es por ello que Miguel Lifschitz, luego de un día de hermetismo absoluto en la Casa Gris, declaró a medios locales que bajaba sus pretensiones y que le interesaría más ser Jefe de Gabinete que vicepresidente. Habrá que ver si el martes, en la reunión de partido, se conforman con la elegante declinación del gobernador.

Santa Fe es el tercer distrito más importante del país luego de CABA y Provincia de Buenos Aires. No parecería muy sensato de parte de Lavagna que deje inconsulto a los dirigentes que le dieron algo de peso específico a su tenacidad durante los últimos meses.

Por lo pronto, en el socialismo están enfocando todos los esfuerzos para el domingo donde se juegan la gobernación provincial en una elección apretada que, según fuentes del progresismo, estarían aventajando al peronista Omar Perotti por cinco puntos en las encuestas. En el PJ aseguran que es a la inversa.

De ganar Antonio Bonfatti su segundo período en la gobernación, la discusión nacional será en términos más cordiales. De lo contrario, el socialismo podría sufrir una fractura casi insalvable.

Lectores: 728

Envianos tu comentario