Opinión
Puntos de vista

La paradoja de Schrödinger

María del Carmen Taborcía, abogada y escritora.

Por María del Carmen Taborcía (*), especial para NOVA

Se trata de un experimento imaginario concebido en 1935 por el físico austríaco Erwin Schrödinger para exponer una de las interpretaciones más contraintuitivas de la mecánica cuántica.

Consistía en meter a un gato en una caja sellada; dentro hay un recipiente con cianuro de hidrógeno (un gas venenoso) y un martillo conectado a una fuente radioactiva, todo esto en el campo de la imaginación. Es posible que después de un período de tiempo, la desintegración radioactiva de algún átomo active el martillo, éste rompa el recipiente de cianuro y libere el veneno que mataría al gato. Pero también es posible que eso no ocurra.

El científico necesitaba que en la experiencia participara un gato, un animal conocido por su capacidad de saltar de manera repentina e inesperada, para hacer más palpable una teoría de la física cuántica, la de la superposición.

La teoría de la superposición indica que hasta que se produzca una observación y alguien abra la caja el gato está vivo y muerto al mismo tiempo, en una superposición de estados.

En la célebre paradoja planteada por el Nobel austríaco, un gato puede estar vivo y muerto al mismo tiempo en estados opuestos que existen en forma simultánea, pero ninguno de esos estados puede ser anticipado. En esta idea, el cambio -o salto cuántico- se produce de forma aleatoria, con una probabilidad del 50%, la misma que tiene el átomo disparado de desintegrarse.

Un grupo de investigadores de la Universidad de Yale (Estados Unidos) dicen que pudieron predecir el comportamiento atómico e incluso fueron capaces de revertirlo.

El novedoso estudio confirmó que los saltos cuánticos si son predecibles, de esta manera, se puede saber que le sucederá al gato e inclusive restablecer el proceso.

La política argentina parece tener una gran relación con la física cuántica, sobre todo en épocas eleccionarias. Hay muchas paradojas, estados superpuestos, formas aleatorias y saltos cuánticos.

Las paradojas de los opuestos que se alían; representaciones azarosas y saltos imprevisibles, todo en una gran simultaneidad. El método utilizado por el equipo de Yale ¿será aplicado en nuestro país?

Porque esos científicos no solo han logrado una forma de predecir el estado del gato, sino de salvarlo.

(*) Abogada y escritora

Lectores: 6984

Envianos tu comentario