Política
Poco para celebrar

Mal día para el presi: lo hicieron "madrugar" un sábado para asistir al Tedeum y escuchar las críticas del cardenal Poli

Macri llegó a la Catedral Metropolitana acompañado por Awada, Michetti, funcionarios y legisladores oficialistas.

Con una plaza vacía y en medio de un fuerte operativo de seguridad, el presidente Mauricio Macri asistió este sábado al Tedeum que el Arzobispo de Buenos Aires, cardenal Mario Poli, ofreció en la Catedral Metropolitana con motivo de la celebración por los 209 años de la Revolución de Mayo.

El jefe de Estado, que tuvo que levantarse temprano un sábado, concurrió acompañado por la primera dama, Juliana Awada, la vicepresidenta Gabriela Michetti y miembros del gabinete nacional. Momentos antes, había arribado el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta.

En su homilía, el cardenal Mario Poli llamó a que en este año electoral se llegue a "un gran pacto nacional que deje de lado mezquinos intereses sectoriales". Y sostuvo que "nuestra bendita democracia augura un horizonte mejor". Por otro lado, hizo alusión al más de 30 por ciento de pobres que tiene el país durante la gestión Cambiemos y aseguró que esa situación "nos duele a todos".

Por otro lado, el arzobispo advirtió que "la política puede convertirse en un instrumento de destrucción", y agregó: "La buena política respeta los derechos humanos fundamentales".

Por último, Poli fue tajante al concluir: “Comparto que muchos pueden pensar que no hay motivos de hacer fiesta patria, cuando buena parte de nuestro pueblo no se siente invitado porque no posee igualdad de oportunidades y carece de lo necesario para tener una vida digna".

Lectores: 874

Envianos tu comentario