Provincia de Buenos Aires
Sin contención

Desarrollo Social, un Ministerio marcado por el vaciamiento y el cierre de programas

El Ministerio de Desarrollo Social de la Provincia de Buenos Aires, ubicado en calle 55 entre 6 y 7 en La Plata. (Foto: NOVA)

Por Isaac Quispe Rojas de la redacción de NOVA.

En el marco de una medida de fuerza en la que permanecerán en estado de asamblea permanente durante toda la semana, este martes 21 de mayo, los trabajadores del Ministerio de Desarrollo Social de la Provincia de Buenos Aires volvieron a manifestarse en las afueras del edificio ubicado en calle 55 entre 6 y 7 de La Plata, para denunciar el vaciamiento de los programas destinados a contener a la población más vulnerable.

Desde hace un tiempo, los trabajadores vienen haciendo público el cierre de programas y áreas sensibles del Ministerio, cuya partida se fue ajustando drásticamente año tras año: en 2003 tenía un 5,11 por ciento del presupuesto provincial; en 2008, pasó al 4,25 por ciento; para 2015 siguió bajando y llegó al 3,14 por ciento y para 2019 apenas se destinó un 2,51 por ciento.

Un ejemplo claro del vaciamiento es el caso del programa Unidades de Desarrollo Infantil (UDI) que tiene muchas instituciones conveniadas con el Ministerio para brindar un servicio dirigido al desarrollo integral de niñas, niños y adolescentes, que ahora busca municipalizarse para quitarles responsabilidades a la provincia.

Asimismo, fueron desmantelados y dejaron de funcionar los programas de Economía Social y Vivienda Social. La misma suerte corrieron los equipos técnicos de regiones que trabajaban en territorio con un programa de asistencia directa a las familias en situación de vulnerabilidad.

El área de atención inmediata ya no entrega alimentos desde abril del 2018. Lo poco que queda es para casos de incendio o extrema precarización e indigencia. Además, cuando hay casos de emergencia, quien recibe la ayuda debe conseguir la movilidad para retirar las cosas desde el galpón de Tolosa.

Para Lorena Timko, delegada de la Junta Interna de ATE, la actual situación es “responsabilidad del ministro Santiago López Medrano, inclusive de la gobernadora María Eugenia Vidal, que es quien dicta cómo va a ser el presupuesto”.

En un contexto marcado por la grave crisis económica, el desempleo y la alta inflación que ha empujado a más familias a la pobreza estructural (alrededor del 33 por ciento de la población está en esa condición), la ayuda social es más demandante aún, pero “la situación ha empeorado por una decisión de los funcionarios”, manifestó la delegada gremial.

Finalmente, los trabajadores criticaron la actitud de las autoridades ministeriales por el gasto de 56 millones de pesos para la instalación de molinetes y controles biométricos, pese a la crítica situación de vulneración que viven millones de bonaerenses.

Lectores: 1494

Envianos tu comentario