Interior del país
Panorama Político

Corrientes: peronistas bajan la tensión a días de las elecciones

Martín Ascúa, desde Unidad Correntina, propone rearmar el PJ para llevar adelante acciones concretas para luchar contra la pobreza que generaron las políticas de Cambiemos. (Dibujo: NOVA)

Luego de una interna que dejó dividido y gravemente herido al Partido Justicialista al punto que se autoproscribió y atomizó las líneas internas, al menos los dos grupos mayoritarios de ambos bandos se encaminan a bajar las tensiones.

El sector del Frente para la Victoria en el que se encolumnan los peronistas que tienen cargos en el Estado y quienes llegaron a ocupar lugares gracias a la portación de apellido decidió dejar de autoproclamarse como “la única” opción opositora a Cambiemos.

Por otra parte, Unidad Correntina, el sector político que cuenta con el apoyo de cinco partidos políticos y que cuenta con poder electoral real, al estar conducido por los intendentes peronistas evita hablar de confrontaciones y convocan a presentar propuestas para revertir la crisis económica, la falta de trabajo y la desidia estatal en materia de educación, salud y seguridad.

Esto ocurre después que la estrategia discursiva del Frente para la Victoria quedó devaluada cuando uno de los referentes de ese sector, el intendente de Concepción, Sebastián Torales, declaró “Huésped de Honor” a Mauricio Macri al visitar esa población donde sus amigos harán negocios inmobiliarios.

Por parte del dirigente del Frente para la Victoria no hubo críticas. Ningún reclamo. Tampoco hubo cuestionamientos hacia las políticas que llevaron a Corrientes a ser la más pobre del país. Ni aprovechó la cercanía al referente del establishment para lucirse con máximas peronistas de reivindicación de poder popular.

Al contrario: Hubo bandera de bienvenida y un mensaje en una radio capitalina en el que contaba que “la gente” estaba “ansiosa por recibir al presidente”. El polideportivo municipal fue vestido de fiesta y allí, en un reducto peronista, Cambiemos hizo su acto de campaña para intentar revertir las ocho derrotas electorales consecutivas a lo largo del país.

Algunos, –cuales Judas- lo negaron tres veces al jefe comunal. “Torales, no es el Frente para la Victoria”, se excusaron. Lo cierto es que tras esto nadie más habló de la interna. Ante el hecho consumado y la evidencia a la vista, Unidad Correntina realizó un nuevo llamado a encolumnar al PJ bajo un mismo proyecto, desde la solidaridad, desde el sentido de pertenencia.

Quien lo hizo fue el referente de la alianza justicialista Unidad Correntina, Martín Ascúa. El intendente de Paso de los Libres –quien desterró de ese municipio a Cambiemos tras doce años- afirmó que esta fuerza cuidará los votos de todos los candidatos peronistas de los distintos frentes opositores a ECO-Cambiemos que competirán en las elecciones legislativas del 2 de junio en la provincia.

Además, fue claro al sostener que “Unidad Correntina ya es parte del llamado de las autoridades del Partido Justicialista nacional para lograr la unidad en todo el país y llevar a Cristina Fernández de Kirchner a la Presidencia porque el pueblo argentino así demanda”.

El jefe comunal de Paso de los Libres llamó a “superar las circunstanciales diferencias internas con las elecciones del 2 de junio, cuidando la voluntad, el esfuerzo y el compromiso de cada compañero y de cada compañera peronista para frenar al modelo de ECO-Cambiemos que destruye a Corrientes y empobrece cada día más a nuestra gente”.

“Un compañero peronista, por más que hoy milite en otro frente justicialista, es mejor que cualquiera de los que hoy maltratan a nuestros comprovincianos con la pobreza, la falta de trabajo, la inflación galopante, las tarifas impagables, la destrucción del comercio y la industria y de todos los daños que hacen aquellos que optaron por alinearse a las injustas políticas de Mauricio Macri”, sostuvo el intendente libreño.

“Cualquier correntino con hambre es más importante que nuestras circunstanciales diferencias internas en el Partido Justicialista. Hoy tenemos 600 mil hermanos y hermanas con hambre en la provincia por causas de las políticas de Mauricio Macri y sus aliados”, enfatizó Ascúa.

Y, en relación a las elecciones provinciales, fue contundente: “La alianza Unidad Correntina, que los justicialistas conformamos con otros partidos aliados, cuidará también todos y cada uno de los votos de los compañeros peronistas que son candidatos en otros frentes electorales, en todas las mesas de votación, con el único objetivo de fortalecer la pronta unidad interna del movimiento que a partir del 10 de diciembre gobernará de nuevo la Argentina”.

Campaña con plata del Estado

En el marco de la presentación de propuestas para las elecciones legislativas los peronistas consideraron que, ante la crisis económica y la falta de oportunidades, sería un despropósito y una contrariedad gastar dinero en la campaña política, justo en la provincia más pobre del país.

Es por ello que los dirigentes optaron por difundir sus propuestas por medio de las redes sociales y grupos de WhatsApp, modos menos costosos pero que les permite exponer propuestas de forma más concreta.

Las críticas hacia la política económica de Gustavo Valdés en Corrientes y de Mauricio Macri a nivel nacional, quienes derivan grandes cantidades de dinero a negociados para sus amigos, son congruentes con las acciones.

Escasa cartelería, sin carromatos ruidosos en los barrios. Tampoco se repartieron grandes montos de dinero a los medios de comunicación tradicional. Como contrapartida los candidatos caminan los barrios y hablan con los vecinos, recorren las localidades y prefieren participar de reuniones para tener contacto directo con los electores.

Es evidente la diferencia con la estrategia de campaña de Eco+Cambiemos. Millones de pesos son invertidos desde el Gobierno para pagar afiches, cartelerías y combustible –con vales de reparticiones públicas- para exponer la cara de quienes desde la década del 90 gobiernan la provincia y que ahora quieren seguir viviendo del Estado.

La plata del Estado llega a las radios, diarios y canales de televisión para convertirse en espacios de entrevistas y spots publicitarios. Como ejemplo, entre las dos radios más tradicionales de la Capital reciben 1.100.000 pesos por mes.

La utilización de los bienes estatales para fines electorales va más allá de la distribución del dinero de los impuestos. También se usan camionetas de las Direcciones y Ministerios –acción que configura el delito de peculado- para organizar actos políticos y trasladar candidatos.

Las frases rimbombantes y promesas de bienestar de Cambiemos quedan así evidenciadas como mentiras de campaña porque los hechos dicen más que las palabras.

Lectores: 1248

Envianos tu comentario