Opinión
Puntos de vista

La teoría M

María del Carmen Taborcía, abogada y escritora.

Por María del Carmen Taborcía, (*) especial para NOVA

Se trata de una teoría física, propuesta como una teoría del todo que unifique las cuatro fuerzas fundamentales de la naturaleza. Tiene su origen en la teoría de cuerdas, según la cual todas las partículas son en realidad diminutas cuerdas que vibran a cierta frecuencia en un espacio-tiempo.

Hasta el siglo XIX se pensaba que el átomo era el bloque más pequeño de materia. En los primeros años del siglo XX se comprobó que incluía componentes aún más diminutos llamados protones, neutrones y electrones, conocidas como partículas subatómicas.

A partir de la década de 1960, se descubrió que los protones y los neutrones están conformados por minúsculas partículas denominadas quarks. La Teoría cuántica es el conjunto de reglas que describen las interacciones de estas partículas.

En la década de 1980 la teoría de cuerdas conjetura que el universo se compone de once dimensiones, de las cuales solo son perceptibles las conocidas: altura, anchura, longitud y espacio, y las restantes se encuentran tan compactadas que solo son perceptibles a muy pequeña escala. Pero existen cinco teorías de las cuerdas basadas en diferentes ecuaciones, todas aparentemente correctas.

La teoría M fue esbozada inicialmente por Edward Witten, físico y matemático estadounidense nacido en 1951, quien consideró que esas diversas versiones de la “teoría de cuerdas” podrían describir lo mismo visto desde variadas perspectivas.

¿La teoría M, es la que quiere aplicar el gobierno en la etapa preelectoral? La teoría del todo, un gran acuerdo nacional que convalide las “políticas” que hasta ahora ha llevado adelante la actual gestión y el compromiso de continuarlas cualquiera sea el elegido. Candidatos dispersos en sus dimensiones aunados por la teoría M.

Aunque estamos en el mismo mundo, la física no siempre se puede aplicar a la política. Los partidos políticos, aunque se asemejen a núcleos con sus partículas, tienen sus propios intereses, y qué decir de cada uno de sus integrantes, intereses personalísimos.

Hasta ahora la ley de la gravedad no ha funcionado muy bien para atraerlos. Hemos tenido bastantes big bang en los conciertos de la política. ¿Será eficiente la aplicación desesperada de la teoría M para lograr la tan ansiada reelección?

La M en la teoría no se sabe bien a qué se refiere, algunos dicen que significa magia, misterio. Otros han sugerido que M viene de “murky” que quiere decir cenagoso.

(*) Abogada y escritora

Lectores: 3695

Envianos tu comentario