Entre periodistas
260 personas quedarían en la calle

Por un fallo judicial podría desaparecer el histórico Diario Popular

Francisco Fascetto, dueño del Diario Popular.

Por un polémico extraño caso de regulación de honorarios por un juicio laboral iniciado por un abogado particular, el medio podría cerrar y dejar a 260 familias en la calle. "El monto al que se llega es totalmente desproporcionado", sostuvo el letrado, Damián Jakim quien, además, resaltó que, de convalidarse la disposición judicial, el diario puede desaparecer.

En el año 2011, José Carlos Arcagni demandó a Impreba y a sus accionistas Jorge Eduardo Fascetto e Isabel Stunz de Fascetto, reclamando el cobro de honorarios profesionales extrajudiciales por su participación en un acuerdo de permuta de acciones celebrado en octubre de 2009. El monto en la actualidad asciende a 1.800.000 dólares.

En aquella oportunidad, Fascetto y su esposa -que eran accionistas en varias sociedades comerciales propietarias de distintos medios de prensa- cedieron su participación en esas firmas y a cambio se quedaron con el 100 por ciento del paquete accionario de la editora de Diario Popular.

Al respecto, Jakim sostuvo que "es por una repotenciación de una deuda que el diario tiene que honrar. Porque la reconoce, pero el monto al que se llega es totalmente desproporcionado" y, al mismo tiempo añadió: "Es por honorarios que, por una sentencia, fueron regulados en una suma equivalente a una determinada cantidad de dólares y fijando una tasa de interés llamativamente en pesos".

En la sentencia de primera instancia, el juez tomó como base para regular los honorarios reclamados el valor de Impreba que estimó en más de 57 millones y medio de dólares, muy por encima del real que tiene la firma. Además, ordenó que para calcular los intereses a fin de actualizar el monto debía aplicarse la tasa activa del Banco de la Nación.

La Sala J de la Cámara Civil confirmó el fallo en cuanto al monto de la condena en 1.800.000 dólares, cuando legalmente correspondía hacerlo en pesos. Arcagni apeló esa decisión, y desde Impreba alertaron que si el tribunal hace lugar a ese pedido condenaría a la editora a la quiebra con la consecuencia de la pérdida de los puestos de trabajo.

Lectores: 4107

Envianos tu comentario