Política
Elecciones

El kirchnerismo tiene un "Plan DOS", si la ex presidenta decide no ser candidata

Daniel Scioli, ex gobernador de Buenos Aires. (Dibujo NOVA)

El viaje de Cristina Fernández de Kirchner a Cuba para visitar a su hija que padece una enfermedad neuronal generó una catarata de rumores acerca de un posible “renunciamiento” de la senadora nacional a una eventual candidatura a presidenta, lo que puso en marcha el “Plan DOS” del kirchnerismo para llegar a la presidencia.

Y por supuesto que nuevamente picó en punta el ex candidato a presidente del Frente para la Victoria, Daniel Osvaldo Scioli, que ya se encuentra en solitario presentando su libro “Hay otro camino”, como excusa para promover su candidatura, aunque podría recibir un espaldarazo del cristinismo en las próximas semanas.

El valor agregado que diferencia al ex gobernador de otros precandidatos es la “lealtad” hacia Cristina, que se mantuvo en los momentos más difíciles, e incluso cuando prácticamente todo su equipo político le reclamaba romper con el kirchnerismo y lanzar su propio espacio para disputar el sillón de Rivadavia.

Pero además, la mayoría de los analistas coinciden en que si Scioli consigue el apoyo de los mismos espacios que los acompañaron en 2015, sería el candidato ideal para enfrentar a Mauricio Macri, atento que este le ganó el ballotage por apenas 1,5 puntos, en un momento en el que la imagen positiva del actual presidente superaba el 50 por ciento, mientras que hoy apenas supera los 20 puntos.

Incluso desde el ala más dura del kirchnerismo están dispuestos a repetir candidato, fundamentalmente porque la campaña de 2015 les permitió limar asperezas con el entonces gobernador, y hoy el diálogo es mucho más fluido de lo que fue durante los 12 años de gobierno K.

Pero además, si alguna vez existió algo que pudiera denominarse “sciolismo”, hoy está prácticamente agotado, salvo quizá por el concejal quilmeño Alberto De Fazio y algún otro dirigente suelto, por lo que la conformación de las listas y el armado de un futuro gabinete no representaría ningún tipo de tensiones.

“Quiere ser presidente y no el importa si el costo es dejar afuera del gobierno a todos los que lo acompañaron”, decían en el entorno del gobernador antes de las elecciones de hace 4 años, y hoy esa frase podría convertirse en la clave para poner en marcha del Plan DOS.

Es que otra de las virtudes del ex mandatario es que tiene buena llegada con todos los sectores del peronismo, incluso con aquellos que se fueron tempranamente como Sergio Massa, y también con los que abandonaron el barco después de la derrota de 2015, como Miguel Ángel Pichetto y Juan Manuel Urtubey.

Por eso ni siquiera las palabras del diputado nacional Andrés “El cuervo” Larroque, fueron azarosas cuando manifestó que “no necesariamente” Cristina debía ser la candidata de la oposición, sino que podía surgir de las PASO o del consenso entre los diferentes espacios del peronismo y el kirchnerismo.

Lectores: 2176

Envianos tu comentario