Judiciales y Policiales
Solidaridad detrás de los muros

Cárcel de Gorina: internos panaderos colaboraron con su trabajo para los festejos por aniversario en el Hogar de Cristo

Los hombres privados de su libertad, cocinaron cientos de facturas para un Hogar religioso. (Foto: montaje NOVA)

Los privados de libertad elaboraron 45 docenas de facturas y 15 kilos de bizcochos, alimentos que se sumaron para los desayunos que disfrutaron unos 2.000 religiosos en un campamento, entre niños y adolescentes

Internos que trabajan en los talleres de panadería de la Unidad 18 Gorina elaboraron solidariamente 45 docenas de facturas y 15 kilos de bizcochos para el campamento que se realizó en la Villa Marista de Luján con motivo de celebrarse el 11° aniversario de la Familia Grande Hogar de Cristo.

Dos mil personas que se congregaron durante dos días con el objetivo de construir valores de convivencia y de consagrarse a la Virgen pudieron disfrutar en el desayuno de la producción de bizcochitos, medialunas y bolas rellenas con crema pastelera y dulce de leche fabricadas en el interior de la cárcel perteneciente al Complejo Penitenciario La Plata.

Si bien la iniciativa surgió por parte de los internos al enterarse de los festejos que se planeaban, la materia prima la acercaron los representantes del Centro Barrial Puertas Abiertas, un espacio preventivo - asistencial comunitario para la reinserción social de jóvenes adictos, situado en calle 142 y 527, que depende de la Familia Grande Hogar de Cristo.

Este tipo de emprendimientos los impulsa el Ministerio de Justicia de la provincia de Buenos Aires, tras el pedido de la gobernadora María Eugenia Vidal a Gustavo Ferrari, titular de la cartera mencionada.

“En medio de su reclusión, los internos estuvieron presentes. Esa voz pudo ser degustada en el paladar de todos los que estuvimos ahí en el campamento, en los niños, en las niñas y en los jóvenes que disfrutaron el desayuno. Más allá de lo concreto, de lo material y de lo rico, estaba el sentimiento de pertenencia, de familia”, afirmó conmovida la coordinadora del Centro Barrial Puertas Abiertas, Griselda Barrionuevo.

Humberto, privado de su libertad en la Unidad 18, fue uno de los que trabajó en la iniciativa lograr la entrega acordada. Orgulloso por el resultado, comentó: “Le pusimos lo mejor de nosotros y mucho amor. Me gusta participar sabiendo que es un pequeño granito de arena para quienes lo necesitan. Realmente, estas donaciones me llenan de satisfacción”.

Lectores: 1489

Envianos tu comentario