Provincia de Buenos Aires
Totalmente repudiable

"Hay más casos de abusos sexuales de sacerdotes" en la arquidiócesis Mercedes-Luján

El Arzobispo Agustín Radrizzani.

Hace unos meses, un sacerdote que ejercía en la Basílica de Luján se alejó del santuario de la Patrona de los argentinos. La versión oficial, dada por el Arzobispo Agustín Radrizzani y de su actual Obispo Auxiliar, hacía referencia a una supuesta “enfermedad”. Pero, mientras el Papa Francisco indica “Tolerancia 0”, según diferentes fuentes, los personajes mencionados continuarían ocultando situaciones vinculadas a corruptelas, abusos sexuales, y presuntos abusos de poder.

La Arquidiócesis de Mercedes-Luján, desde el tiempo del tristemente recordado Monseñor Di Monte, y su entonces Obispo Auxiliar Oscar Sarlinga, estuvo en la mira de muchos, dado que “se sorprendían por sus refinados gustos, orientados a los perfumes, las alhajas, y a las noches de banquetes, las relaciones con el poder político y el dinero de dudoso origen”. Y todo esto se ha querido disimular, pero la mayoría de los consultados no olvida.

La historia de Sarlinga, promovido a Obispo de la ciudad de Zárate por un grupo de “ventajeros que lo conocían y pensaban aprovecharse de sus desvíos”, da para escribir un libro. Ya que Sarlinga ya estaba enfrentado a Monseñor Jorge Bergoglio desde mucho antes de que fuera Papa, y terminó renunciando, en medio de turbias versiones que aún hoy, no han sido aclaradas oficialmente ni extra oficialmente. Es un tema que se barrió bajo la alfombra.

El Arzobispo Radrizzani, y quienes aún hoy lo acompañan entran en el mismo paquete. Pudiendo hacerse los tontos, hasta que una madrugada la policía encontró a José López y los famosos bolsos revoleados sobre un tapial, los que contenían varios millones de dólares procedentes de la corrupción política, en el “Monasterio” de la vecina ciudad de General Rodríguez.

A pesar de esa escandalosa situación político-judicial, en la arquidiócesis Mercedes-Luján desde el día siguiente no han hecho otra cosa más que esconder la basura dentro de un placard. Comportándose como verdaderos enemigos del Papa Francisco, escondidos entre los confesionarios, con indisimulables ambigüedades, inmiscuidos según nuestras fuentes en vergonzantes situaciones, y los abusos sexuales en contra de menores de edad son solo la punta de un gigantesco iceberg.

En próximos informes agregaremos situaciones puntuales de algunas de las personas involucradas como víctimas, las que no sólo tienen que ver con los abusos sexuales sino además con “dinero sucio”, tan sucio como algunas conciencias. ¿Hasta cuándo va a continuar esto?

Lectores: 1732

Envianos tu comentario