Municipios
La desidia, capítulo dos

Después de la explosión de gas, cedió el techo en una escuela de Moreno

El techo de la institución se cayó por las filtraciones de agua. (Fotos: NOVA)

Cuando todavía están cicatrizando las heridas que dejó le explosión de la Escuela Primaria Nº 49 Nicolás Avellaneda, que dejó como saldo dos muertos, un nuevo episodio dejó al descubierto la falta de mantenimiento en la infraestructura de las instituciones educativas de la provincia. En el medio, varios colegios están cerrados por el peligro que conlleva el estado de sus instalaciones.

Nuevamente en Moreno, pero esta vez en la Escuela N° 39, debieron sufrir la desidia y el abandono estatal. Producto de las intensas lluvias que se registraron el pasado miércoles cedió el techo del edificio como consecuencias de las filtraciones. Poco después, comenzó a inundarse algunos sectores del colegio, mientras la preocupación crecía en los docentes.

Con el riesgo de electrocución, como si fuera una catarata, el agua caía por las luminarias del establecimiento. Paradójicamente, algunas horas antes, Subsecretario de Educación Sergio Siciliano, se había reunido con diputados bonaerenses para argumentar y sostener el trabajo que el ejecutivo provincial venía realizando en materia de mantenimiento en los colegios.

“Volvimos a las cataratas de la 39” se escucha decir a uno de los trabajadores que registró el lamentable episodio al que, segundos después, se le cae el techo encima mientras estaba filmando. Esta situación pone otra vez el foco sobre el estado de las instituciones educativas y suma un nuevo capítulo a las quejas a María Eugenia Vidal.

En ese marco, por una medida de los gremios docentes, hay más de 30 colegios en los que no se dictó clases como una forma de protesta para que reparen los distintos desperfectos técnicos. Estas instituciones mayormente están distribuidas en la zona del Conurbano y la región capital, donde serían las escuelas con más problemas edilicios.

Lectores: 1879

Envianos tu comentario