La Provincia
Salud y Educación de la Provincia

Ponen en marcha una campaña para tratar a chicos mayores de 6 años que se hacen pis

Los problemas de incontinencia son normales en niños de hasta seis años.

Se calcula que en la provincia de Buenos Aires unos 400 mil chicos se hacen pis después de los 6 años. Sin embargo, por vergüenza o desconocimiento, sólo el 40 por ciento de las familias afectadas consulta. El resto lo vive en silencio y, en muchos casos, este trastorno es causa de deserción escolar.

Por eso, el ministerio de Salud provincial a través del servicio de Urología del hospital de Niños Sor María Ludovica de La Plata, puso en marcha una campaña para la prevención y el tratamiento de la incontinencia urinaria y la enuresis, que incluirá una encuesta a los padres de niños de entre 6 y 12 años en las escuelas de la Provincia.

“Son chicos que no se pueden ir de campamento, ni a un pijama party ni a dormir a casa de los primos y muchas veces la pasan tan mal que se resisten a ir a la escuela”, detalló el jefe de Urología de ese hospital, Alfredo Bertolotti. Y agregó que esto no es otra cosa que un problema de aprendizaje: se enseñó mal o se aprendió mal y por eso hay incontinencia urinaria o enuresis.

El año pasado el servicio de Urología recibió de la Fundación Florencio Pérez la donación de un aparato para el tratamiento de este tipo de trastornos llamado “biofeedback”, que resulta clave para reeducar a los chicos que no han aprendido correctamente a contener la orina.

Este viernes, representantes de la Fundación visitaron el hospital y se comprometieron a colaborar en la difusión de la campaña.

“Al niño se lo conecta a una serie de electrodos y, con el apoyo de un dibujo animado y las instrucciones que le da el médico, realiza ejercicios de contención y relajación, de modo que vuelve a aprender a no hacerse pis encima”, detalló Bertolotti y aseguró que los 50 chicos que ya fueron tratados de ese modo evolucionaron exitosamente.

“La idea es que el equipo de salud salga a la comunidad a buscar y tratar el problema, de modo que se genere una intervención útil que puede mejorar en forma notable la calidad de vida de los chicos”, explicó el ministro de Salud provincial, Alejandro Collia.

Paciencia y constancia

En los bebés la vejiga se vacía automáticamente cuando se llena sin que el niño tome conciencia de este proceso. Pero al madurar, el cerebro empieza a tomar registro de que está llena y es entonces cuando comienza a controlar su vaciamiento de manera gradual.

Los especialistas del Ludovica indican que incluso hasta los 6 años es normal que los chicos se mojen. Más allá de esa edad, si se hacen pis de día los médicos hablan de incontinencia urinaria mientras que si mojan la cama cuando duermen sufren de enuresis.

“La enseñanza debe comenzar con mucha paciencia desde los 2 años”, explicó Bertolotti, y agregó que a partir de esa edad lo que el chico tiene que saber es que tiene que avisar si tiene ganas de ir al baño.

Luego se le debe pedir que avise y espere hasta llegar al inodoro. Pero el secreto, afirma el especialista, “es no apurarlo, porque es posible que durante algunos años no pueda esperar todo lo que los papás querrían, y mucho menos a la noche porque se trata de un aprendizaje inconsciente, que el niño emplea durante el sueño y que le cuesta más adquirir”.

También cuestionó que algunos docentes pretendan que los chicos aprendan a no hacerse pis antes de ingresar al jardín de infantes. “La verdad es que hasta los seis años es normal que tengan episodios de incontinencia”, explicó.

Por otra parte, apurarlos, presionarlos o retarlos bruscamente para que no se hagan encima puede derivar en un aprendizaje deficitario. En estos casos suele ocurrir que “los chicos aprendan mal y muchas veces son los que sienten que se hacen pis muy frecuentemente y piden a cada rato permiso a la maestra para ir al baño”, contó Bertolotti.

Para evaluar el impacto de este fenómeno y tratarlo en forma gratuita en el hospital, el ministerio de Salud provincial junto con la Dirección General de Cultura y Educación trabajarán juntos para que los padres de alumnos de entre 6 y 12 años respondan una encuesta con preguntas referidas a estos trastornos miccionales.

Si a partir de esa información se detecta algún caso de incontinencia o enuresis se convocará al responsable de ese niño para efectuar un diagnóstico certero e iniciar el tratamiento de rehabilitación.

Lectores: 189

Envianos tu comentario